Doma progresiva o ‘‘antigua’’

Como contraparte a la denominada doma primitiva, en la doma naciente se lleva a cabo una paciente y medulosa técnica en donde no se emplea la fuerza primitiva para someter al animal, sino que se persigue el objetivo de poder montar al equino como un resultado de la formación de un tipo de lazo de amistad entre el animal y el hombre. Además de doma naciente, también es llamada manejo natural del caballo, doma progresiva, doma psicológica, doma natural, doma racional, etc.

En este proceso, que puede demandar semanas, se busca ganar la confianza del equino mediante trabajos basados en la tranquilidad, prodigándole al mismo tiempo caricias y otras muestras de afecto. En ningún momento se le infunde dolor o miedo. El animal domado que se consigue de esta manera no queda traumatizado, por lo que no suele mostrar actitudes temerosas; suele ser confiado y leal hacia su dueño, presentando un carácter manso y bonachón.

En nuestro centro, somos especialistas en la doma de potros y caballos, así que si desean domar su potro o caballo con una doma naciente no duden en contactar con nosotros.